Navigation | Seiteninhalt | Zusätzliche Informationen

Seiteninhalt

Presse-Information

22. Januar 2019

Los principales mercados europeos en un vistazo: El European Statistics Handbook 2019 de FRUIT LOGISTICA

Cuando se trata de frutas y verduras, Europa cuenta, como siempre, como uno de los mercados más importantes. Así lo documenta el Manual Europeo de Estadísticas 2019 (European Statistics Handbook), que se publica por ocasión de la FRUIT LOGISTICA. La feria líder monográfica del comercio hortofrutícola global se realiza del 6 al 8 de febrero en Berlín. Según este manual, el 42 por ciento de la producción de fruta y verdura de Europa se lleva a cabo en España e Italia. Después de Alemania, con 8,5 millones de toneladas, Reino Unido es el segundo importador más importante, con 6,5 millones de toneladas. No sorprende, por lo tanto, que el sector hortofrutícola esté detrás del debate sobre el Brexit. Son igualmente significativos los efectos de los caprichos climatológicos en las cosechas y el consumo.

Berlín, 4 de febrero de 2019
– El Manual Europeo de Estadísticas 2019 se puede descargar de inmediato en la página web de la FRUIT LOGISTICA y proporciona una vista general sobre las naciones europeas dedicadas al comercio hortofrutícola más importantes. No trata sólo de cantidades de producción e información acerca de las importaciones y exportaciones. En el European Statistics Handbook también están compiladas las especialidades y tendencias de cada mercado.

En 2018, se produjeron en Europa 47 millones de toneladas de fruta y 56 millones de toneladas de verdura, un total de 103 millones de toneladas, de los cuales, el 42 por ciento  en España e Italia, los dos países productores europeos más importantes. En cuanto al comercio con terceros países, se importan 47 millones de toneladas y se exportan 37 millones de toneladas. La conclusión es que la balanza comercial es de 12 millones de euros negativos.

Las exportaciones europeas representaron 2,47 millones de toneladas de manzanas en 2018 y poco menos de 2,64 millones de toneladas de naranjas. La mirada hay que dirigirla hacia Asia. Los dos países más poblados, India y China, son mercados muy atractivos para la comercialización. Sin embargo, especialmente en China, las regulaciones de importación, principalmente en el campo fitosanitario, dificultan el acceso al mercado para los productos europeos. Las asociaciones europeas trabajan a toda marcha con el apoyo de la política, para abrirse a interesantes mercados asiáticos a los que pertenecen, además de China, Vietnam, Corea del Sur y Taiwán.

La cosecha de frutas europea pudo registrar un aumento de cerca del 9 por ciento en comparación con el año anterior. Al principio, parecía aún más optimista, pero el verano, con temperaturas inusualmente altas, impidió una cosecha récord.

En el caso de las verduras, la cosecha en la UE ha caído alrededor del 7 por ciento, aunque con resultados muy diferentes según el producto. En las verduras cultivadas al aire libre, como las cebollas y las zanahorias, las patatas, se observó una disminución significativa, por otro lado, hubo incrementos en las cosechas de las especies que requieren más calor, como el calabacín. La producción en invernaderos, que no depende del clima, también aumentó significativamente.

En general, el clima está en boca de todos. Los efectos del cambio climático se debaten acaloradamente, porque casi ninguna otra industria depende tanto del clima como el negocio de las frutas y hortalizas. Esto no solo se aplica a los cultivos, las temperaturas también afectan el consumo. Por ejemplo, el consumo de sandías se vio impulsado por el calor del verano pasado en dos dígitos.

Si consideramos los volúmenes de compra por hogar, en la mayoría de los países de la UE, la manzana ocupa el puesto número 1 en la clasificación de frutas, mientras que el tomate encabeza las verduras. En Alemania, el plátano fue la fruta más popular en 2018, al igual que para los británicos. Si bien los alemanes siguen la tendencia europea de los vegetales y prefieren especialmente los tomates, hay una excepción en el Reino Unido. En el Reino Unido, las zanahorias son las verduras más consumidas.

A pesar de que nadie sabe cómo se regulará el próximo Brexit, un vistazo al Manual Europeo de Estadísticas ofrece un anticipo del impacto que podría tener en el comercio de frutas. La producción británica es algo inferior a 2,5 millones de toneladas. Se importan 6,5 millones de toneladas, mientras que el volumen de exportación de frutas y hortalizas británico, de 0,3 millones de toneladas, es insignificante. La balanza comercial es, por lo tanto, negativa en más de 7 mil millones. Sólo el 16 por ciento de las necesidades de fruta del Reino Unido se produce en el propio país. El sector hortofrutícola está, por lo tanto, muy preocupado por las próximas decisiones del Brexit.

El mercado de importación más importante en la EU es, con diferencia, el alemán. En 2018 se importaron 5,3 millones de toneladas de fruta y 3,2 millones de verduras. Con una tasa de autosuficiencia del 38 por ciento para las verduras y del 15 por ciento para las frutas, Alemania depende en gran medida de las importaciones.

Alemania también está por delante en la UE en términos de estadísticas adicionales: En el país de origen del descuento, más del 50 por ciento de las frutas y verduras pasan por las estanterías de Aldi, Lidl and Co. Muy diferente es la situación en Francia, donde las cuotas de mercado tipo “discount” tienen un nivel muy bajo y recientemente incluso se redujeron aún más.

El European Statistics Handbook se publicará en 2019 en su segunda edición. Lo edita la FRUIT LOGISTICA en colaboración con Fruitnet Media International. Se consideran los datos de producción, importaciones y exportaciones de los países Bélgica, Alemania, Francia, Grecia, Italia, Holanda, Polonia, países escandinavos, España y Reino Unido. Además, en la edición actual se analizan los “discounts” . La empresa Agrarmarkt Infomations-GmbH (AMI) se ha encargado de la preparación e interpretación de las cifras.